lunes, 29 de febrero de 2016

Receta: Verdinas con langostinos y almejas

Hoy os traigo la receta de lo que comimos ayer, domingo. Mi chico quiso recrear la receta de uno de los platos que degustamos en el Restaurante Siglo XIX en Cacabelos (puedes ver el post que hice aquí: Plan de domingo por Cacabelos (El Bierzo)).

Se trata de verdinas con marisco: una alubia más pequeña que la común y de color verde, con un sabor mucho más suave y delicado, que queda ideal con el marisco.



Como la alubia común, tenemos que ponerla a remojo el día anterior. A continuación os dejo los ingredientes (para 3 personas, en mi caso):

-Alubia verdina: 300 gramos.
-Almejas: unos 100 gramos
-Langostinos: entre 6 y 9 piezas.
-Ajo: unos 4-5 dientes
-Cebolla: 1 pequeña o 1/2 grande
-Vino blanco o cava o champán.
-Pimentón
-Sal

Ponemos en la olla rápida las alubias con el agua cubriendo y un par de dedos a mayores y, después de romperle el hervor un par de veces con un chorro de agua (para que queden más tiernas), cerramos la olla y cocinamos (según la mía 12 minutos, depende del modelo).

Aparte pegamos un hervor a las almejas para evitar que pasen la posible arena que lleven y las escurrimos.

En otro recipiente, freímos los dientes de ajo en láminas y la cebolla troceada, echamos una cucharadita de pimentón, los langostinos y después de rehogarlos un poco, echamos agua hasta cubrir con un poco de sal, un chorro del vino blanco, cava o champán que hayamos elegido, dejando cocer unos 10-15 minutos para hacer un "fumet" y potenciar el sabor de los langostinos. Quitamos del fuego y vamos a apartar el cuerpo del langostino, abrimos las cabezas y echamos lo que hay dentro en el vaso de la batidora, junto al caldo que ha quedado con los ajos y la cebolla. Batimos todo para que quede más fino en el guiso.

Abrimos la olla rápida después del tiempo que se han cocinado las verdinas y añadimos el triturado resultante, los langostinos y las almejas, añadimos la sal que veamos y, si queremos, echamos más pimentón para que tenga más color. añadimos más agua si lo vemos necesario y dejamos que se cocine otros 5-10 minutos a fuego lento para que ligue todo bien.

Y ya tendríamos nuestras verdinas con marisco. Quedaron muy ricas y con un gran sabor, nada que envidiar a las que pudimos comer aquel día.



Os animo a probarlas, ya que en cualquier tienda gourmet o una tienda de barrio con bastante surtido de legumbres, se pueden encontrar sin problemas. Aunque aviso que son algo "carillas".

Para rematar el homenaje que nos hicimos, lo acompañamos con un Ribeiro que teníamos por casa, que le quedaba genial.



Si probáis a cocinarlas me encantaría saber qué tal os parecieron.

Gracias por leerme