lunes, 22 de febrero de 2016

Restaurante La BienQuerida (León): Un placer para los sentidos

Ayer domingo decidimos probar un restaurante que teníamos pendiente y que teníamos ganas de probar por haber visto su menú. Muy buena pinta: sencillo a la par que original.

Se trata de La BienQuerida, en pleno Barrio Húmedo de León, en la Calle del Pozo, número 2, en la misma calle del Jamón Jamón, a espaldas del Altar. Es un restaurante acogedor, que no dispone de un gran salón, pero eso le da un toque más íntimo y donde se impone el "mejor poco bueno que mucho malo": pocas mesas para poder ofrecer un mejor trato.

(foto de la puerta de entrada)



Nos decantamos enseguida por el menú, no quisimos mirar la carta porque ya el menú tenía muy buena pinta (creo haber visto que lo cambian todas las semanas). Adjunto foto del cartel de la entrada aunque luego en la mesa te facilitan una hoja con la descripción:


Si.. habéis leído bien, el menú incluye 4 platos, aunque sea de un precio mayor al típico menú, incluyen 4 ricos platos y sólo tienes que elegir el principal: carne o pescado. Fuimos mi chico y yo y los dos nos decidimos por el salmón. 
Así que, después de tomar algo en la barra, donde tenían de tapa: chorizo, lacón con pimientos o sushi (muy rico y el lacón, una gran loncha) nos dieron paso al comedor donde está todo decorado con mucho detalle, con esta tendencia tan de moda de las sillas diferentes, platos y vasos coloridos y detalles diferentes en cada mesa.

Comenzamos con el entrante:

Chorizo y gilda en tempura con balsámico: cuidado con la gilda que es una guindilla pero el chorizo increíble de sabor.

Ensalada de bacalao ahumado, emulsión de naranja sanguina y tierra de aceituna negra: un sabor increíble.

Arroz meloso de pato y foie al Pedro Ximénez: mucho sabor, con el toque intenso del pato y el dulzor del P.X.

Salmón al horno, emulsión de mango y tagliatelle negro: muy sabroso el salmón y muy agradable el sabor refrescante del mango: un toque perfecto.

Un postre diferente: sorbete de mandarina al cava. Un toque refrescante para rematar una comida exquisita con muchos sabores pero nada pesada.

Al pedir la cuenta te adjuntan un papel por si quieres valorar diferentes aspectos del lugar, como la atención, la calidad/precio, el ambiente, si tienes alguna sugerencia... Es algo muy positivo, ya que les interesa tu opinión y están abiertos a aceptar sugerencias para seguir mejorando.

En este sitio, además de la calidad en los platos a un precio asequible, para mí, ha destacado la educación exquisita de los camareros y la atención. Les felicito por esa educación y respeto.

Salimos muy contentos con el resultado y seguros que, si algún día tenemos que comer por el centro, será un sitio a tener en cuenta y a recomendar... por descontado!

Espero que os haya gustado y que si vais a comer me contéis qué tal, ya que además tienen un hotel muy "cuco" al lado, de los mismos dueños y estoy segura que tendrá una atención exquisita,

Decidimos tomar el café en la Plaza Mayor y probamos en el Mishiara, donde nos sentamos en la terraza, aprovechando el día de sol que hacía.
Un sitio al que me gustaría volver para tomar un cóctel en su interior, tiene buena pinta... para otro día...


Un saludo y gracias por leerme.