domingo, 10 de junio de 2018

Los Arribes del Duero (Aldeadávila de la Ribera, Salamanca), crucero fluvial y alrededores.

Hola cosicas!!

Hoy os traigo una de las partes de nuestro fin de semana en la zona del Parque Natural de Arribes del Duero, en la parte de la provincia de Salamanca.
Fuimos para disfrutar del crucero fluvial que se puede hacer por las aguas del río Duero y conocer la zona. 

Este tipo de paseos se pueden realizar en la localidad de Aldeadávila de la Ribera (Salamanca), donde fuimos, o Miranda do Douro (Portugal).

Llegamos a Aldeadávila de la Ribera, un pueblo muy cerca de la frontera con Portugal.

Ya en la entrada encontramos un homenaje a los cabreros de la zona, una fuente que recibe al visitante (al otro lado de la calle se encuentra la oficina de turismo).
Nosotros nos hospedamos en el Hotel Rural Rinconada de los Arribes, en pleno centro del pueblo, al lado de la plaza de la iglesia. Muy agradables y todo muy confortable.
Disponen de restaurante, pero como coincidió el día de las comuniones y celebraban una de ellas en él, decidimos probar en otro restaurante (os lo enseñaré en el próximo post, muy recomendable).

La misma mañana que llegamos teníamos reservado el crucero fluvial (ya nos avisó la chica del hotel al reservar que lo cogiéramos por internet, por si acaso). Se llega al embarcadero a través de un camino en la entrada del pueblo, bien señalizado. Es un camino donde en algunos tramos es estrecho, así que con precaución por si vienen coches en contra. Hay varias zonas de aparcamiento.
Llegamos al embarcadero con tiempo de sobra. Debes decir al chico de la caseta que tienes reserva por Internet (si es así) y ya te dará la entrada, o comprarla en ese momento (con riesgo a que esté completo y no puedas).

El trayecto dura una hora y media y, la chica que va hablando, cuenta muchos detalles de la zona y de cómo era en el pasado. Es muy interesante todo lo que cuenta y trasmite un gran interés por la flora y fauna del lugar.
Después del paseo fuimos a comer, descansar un poco al hotel y, por la tarde, a descubrir rincones próximos. 
Nuestra primer destino era el Pozo de los Humos. un gran salto de agua que, en épocas de mucha lluvia, cae tan fuerte y con tanta intensidad que parece humo.
Hay dos formas de acceder:
   

Por el pueblo de Masueco, llegas por un camino justo al lado del salto. O por Pereña, que lo ves desde un alto que queda enfrente. Nosotros decidimos acceder por Pereña, ya que creemos que se apreciaría mejor. Pero a los dos se accede con coche hasta un punto y luego se debe andar unos pocos kilómetros.
***Debo resaltar (como también te lo comentan en la oficina de turismo), que hay caminos con muchos baches y agujeros, por lo que si tenéis un coche bastante bajito podríais tener algún problema, así que con precaución). 
Llegamos al pueblo de Pereña y seguimos las indicaciones hacia el Pozo de los Humos. Llegamos hasta un apartadero con chopos donde debemos dejar el coche, ya que una barrera nos impide seguir por ser una época sensible para los animales de la zona (la cría) y buscan que les molestemos lo menos posible.

Ahora debemos andar unos 2 kilómetros en un sendero amplio, limitado en muchas zonas por cuerdas, indicando que no debemos salirnos del camino. Recomiendo llevar agua y algo de gorra o sombrero si es un día de sol, ya que es una zona abierta y pega con fuerza.
Y llegamos a nuestro destino:

En la segunda foto se puede apreciar un poco, hay una plataforma para llegar justo al lado del río antes de que empiece a caer, debe ser espectacular. Pero algunas personas que estaban al lado nuestra, comentaban que el otro acceso tiene bastante desnivel y no nos daba tiempo. Otra vez será.

Esta zona está plagada de miradores donde admirar la belleza de los Arribes pero nosotros nos decidimos por acceder al mejor (desde nuestro punto de vista): el mirador de Iberdrola.
Se deben seguir las indicaciones para llegar al centro de control de la presa, ya que la carretera por donde se accede, se hizo para llegar a un gran edificio donde se gestiona la presa de Aldeadávila. El camino empieza en la entrada del pueblo de Aldeadávila, frente a la oficina de turismo, donde sale la carretera hacia varios miradores.
Como podéis ver en el mapa, la carretera tiene sus curvas y es estrecha estrecha, no pasan dos coches a la vez, por lo que hay apartaderos cada ciertos metros. Eso sí, de las carreteras con el mejor asfalto que he visto, impecable. 
Ya cada uno tiene que sopesar si le compensa el trayecto para llegar... pero a nosotros si, son increíbles las vistas.
Llegamos a un aparcamiento donde dejamos el coche.
En este alto están dos salientes con sus correspondientes miradores.
 Desde los miradores podíamos ver el que hay más cerca, el Mirador del Fraile, que ves el Duero justo encima, antes de la presa.
(mirador de El Fraile)
 Y aquí parte de la subestación que se encuentra cerca de la presa de Aldeadávila, la presa que genera más luz de España (según la chica del barco) y donde, dos días antes de que fuéramos, estuvieron grabando escenas para la película Terminator 6. Y no ha sido la única, ya que se ve que se han grabado multitud de tomas para películas en esta presa y alrededores.

Y hasta aquí nuestro primer día del fin de semana en Arribes del Duero.
**************************
Os dejo enlaces y datos de interés de lo que vimos:
Web del Hotel Rural Rinconada de los Arribes: http://www.arribesturismo.net/
Web para reservar el crucero fluvial: http://www.corazondelasarribes.com/cruceros-fluviales
Precio del paseo en barco: adultos: 18 €, niños (de 3 a 9 años): 9 €
****************************
Espero que os haya gustado.
Podéis seguirme en mis redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram) como @cosinasycosetes para no perderos nada de lo que comparto.
Tenemos el paraíso más cerca de lo que nos creemos. Descubre los tesoros que tienes cerca, no te arrepentirás.

Gracias por leerme.